Buscar en el sitio: Avanzado

Noticias por categorías:

Suscríbase a nuestro boletín:

Suscriba su nombre y correo electrónico para recibir información sobre temas relevantes para un consumidor en pleno derecho como usted.

Nombre:

E-Mail:

¿Cómo nos puedes ayudar?



Puedes ser un Aliado Alconsumidor o Colaborador Voluntario. Conoce más sobre cómo puedes contribuir en este esfuerzo ciudadano por proteger los derechos de los consumidores en nuestro país. Solamente con una sociedad informada y organizada podremos hacer frente a los abusos de las grandes empresas comerciales.

Conocer más...   

Publica tu historia de horror


Contribuye con tu testimonio denunciando malos productos o malas experiencias en la contratación de servicios. Tu contribución será de gran ayuda para prevenir abusos y mejorar los servicios que ofrecen las empresas.

Publica tu historia de horror   

De última hora:


Robo de identidad: yo gasto... tú pagas

Fuente: Newsweek en Español

Junio 17, 2016 — Este delito se triplicó en México en cinco años. Un día despiertas con la noticia de que debes un crédito jamás solicitado o descubres que alguien pidió una devolución de impuestos en tu nombre. La ley flaquea en este ámbito y los bancos avanzan paso a paso en materia de seguridad. Pero son los clientes quienes deben sacudirse el desinterés en un mundo digital que no tiene vuelta atrás.

FRANK WILLIAM ABAGNALE fue el pediatra Frank Conners, el abogado Robert Black y el piloto de Pan Am Frank Taylor, lo que fuese necesario en cada momento para cortarle una mejor tajada a la vida. Lo único que rehusaba ser era el perdedor Frank William Abagnale.

Y lo consiguió. No tenía 22 años aun cuando ya había cobrado cuatro millones de dólares en cheques fraudulentos. Pero pocas historias de robo de identidad son así espectaculares y terminan inspirando largometrajes (Catch me if you can).

Un robo de identidad siempre es inconveniente para quien lo padece y en México este delito crece a una velocidad que preocupa a las autoridades, y en el que poco reparamos aún los usuarios del sistema financiero.

La Comisión Nacional para la Protección de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) confirmó que en 2015 recibió 10,000 quejas por usurpación de identidad financiera. El dato es tres veces superior al registrado hace solo cinco años.

Y no, no se trata de los cargos indebidos por clonación de tarjeta que todos hemos padecido alguna vez en un restaurante o comercio –delito de fraude puntual que genera tres millones de reclamaciones ante la Condusef cada año– sino de un tipo de usurpación mucho más elaborado y pernicioso.

En tu piel

Todo usuario de tarjetas de débito, crédito y de la web es un blanco potencial.

Una mañana, con el pan y el café del desayuno, descubrimos que alguien contrató y utilizó una nueva tarjeta de crédito, firmó un cuantioso crédito personal, emitió varios cheques que ya fueron cobrados o solicitó una devolución de impuestos usando nuestro nombre y apellido.

Lo descubrimos porque recibimos una llamada del banco para reclamar que no hemos pagado puntualmente la mensualidad de crédito que jamás solicitamos, o porque llega a la puerta de nuestra casa un estado de cuenta cuyas cifras no nos hacen sentido. Perdimos dinero y, mientras el panorama es opaco, también estamos en riesgo de enfrentar problemas legales.

Tras la indagatoria indispensable (llamadas y horas perdidas ante el banco intentando dilucidar lo que sucede), ahí está quizás una copia de nuestra credencial de elector, una réplica de algún comprobante de nuestro domicilio, todas nuestras claves confidenciales y una firma que no es de nuestro puño, pero que nos compromete igual.

Un delincuente ganó y nos tomó semanas –a veces meses– descubrirlo.

Actualmente, los bancos mexicanos más afectados por este problema son Banamex, Bancomer y Santander. Pero los casos se multiplican en todas las instituciones.

You’ve got an email

Hay tantas formas de apropiarse de una identidad financiera como delincuentes con imaginación existen. Pero cuatro son, por ahora, las más documentadas:

Robo físico: información sustraída de carteras o vía el robo de correspondencia o documentos importantes. Pero es la que menos avanza en el presente.

Phising:los principales riesgos están hoy en la web. Todos hemos recibido algún email que, de forma apócrifa, solicita en nombre de nuestro banco información sensible sobre nuestras cuentas y sus respectivas contraseñas “para evitar el bloqueo” de las mismas.

Pharming:un correo electrónico llega a nuestro buzón. No nos solicita información confidencial, el solo hecho de abrirlo instalará un software que alterará las entrañas de nuestra computadora. La siguiente ocasión que intentemos realizar una operación de banca en línea, nos dirigiremos involuntariamente a un sitio falso en donde regalaremos, sin saberlo, nuestra información confidencial.

Vishing:el teléfono es la clave en este caso. Un sistema automático marca aleatoriamente a la gente. Al responder la llamada se escucha una grabación que advierte que nuestra tarjeta de crédito o débito está siendo utilizada de forma fraudulenta, razón por la que debemos comunicarnos a la brevedad a un número telefónico que nos dará de inmediato. Tras llamar, otra grabación indicará que para resolver el problema debe verificar la información de la cuenta, por lo que solicitará que se digiten los números de la tarjeta y sus contraseñas.

En todos los casos, el desenlace es previsible.

Faltan castigos

Hoy, el antiguo estafador Frank William Abagnale tiene 68 años y no se convirtió en el tipo anodino que temía ser. Es propietario de Abagnale & Associates, una firma que asesora a bancos y empresas en la prevención de fraudes. Hace algunos días, durante una conferencia con banqueros, Abagnale les recordó algo que recelan todo el tiempo: “Lo que hice en mi juventud cientos de veces es aún más fácil de realizar hoy ya que la tecnología es tierra fértil para el delito”.

¿Qué hacen las autoridades mexicanas en el presente para atajar este problema? No mucho por el momento.

La Condusef, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), el Servicio de Administración Tributaria (SAT) tienen perfectamente claro que el problema crece, pero no existe una legislación escala federal que sancione el robo de identidad.

Hace cinco años, el pleno de la Cámara de Diputados dio “luz verde” a una iniciativa que buscaba castigar con 12 años de prisión a quien usurpara la identidad de otra persona. Y no solo la bancaria, también en los casos de robo y utilización de documentos como pasaportes o credenciales de elector. Pero el Senado la rechazó.

Después de ello, todo han sido esfuerzos aislados en estados como el realizado por Colima (que en 2009 reformó el artículo 234 de su Código Penal) o por la Ciudad de México (en 2010 creó el capítulo III sobre ‘Suplantación de Identidad’ en su respectivo Código Penal).

Para articular una estrategia eficaz se requeriría un marco legal federal y reformas a la Ley de Instituciones de Crédito y a la Ley del Sistema de Pagos, con objeto de fortalecer la protección de los clientes bancarios.

Los bancos no están cruzados de brazos, avanzan en materia de medidas preventivas. Muchos de ellos intensifican el uso controles de carácter biométrico, como huellas dactilares, lectura de iris y reconocimiento de voz (como Banco Azteca o Banamex, entre otros). Y dentro de la administración pública, el Sistema de Administración Tributaria también sigue esta línea (lo que sin duda nos conduce a otro debate potencial: la invasión absoluta de la privacidad). Pero no es una política generalizada.

La tentación es grande

Para evitar la usurpación de identidad bancaria la regla básica suena a verdad de Perogrullo, pero es ignorada todo el tiempo: no ingresar claves de usuario y contraseñas en lugares desconocidos o en las redes públicas de cafés o restaurantes. Y tampoco difundir información personal sensible en las redes sociales.

Cuando realizamos transacciones en línea, jamás ingresar a un portal bancario que carezca de certificado de seguridad (iniciando con https://, lo que asegura que la información que entregaremos al servidor se mantendrá encriptada).

No entregar información personal a encuestadores telefónicos es otra medida de precaución. Y revisar mes a mes con detalle nuestros estados de cuenta es una medida útil para identificar cualquier posible delito.

Y una buena costumbre por adquirir es también revisar nuestro historial ante el Buró de Crédito al menos una vez al año (es posible solicitar un Reporte de Crédito Especial cada 12 meses sin costo). La razón es simple: antes de una usurpación de identidad, es casi un hecho que el delincuente verificará la situación que guarda la víctima con los bancos y su solvencia para saber si puede solicitar un crédito o chequera en su nombre. Si existe una consulta reciente en el Buró de Crédito que nosotros no realizamos, las alarmas están encendidas.

Para Abagnale, hoy en día, dada la inmensidad de la red, ninguna policía nacional está realmente en capacidad acabar con el robo de identidades. “Son los clientes los que deben mostrarse alertas y escépticos; más aún en tiempos en los que la usurpación es tan tentadora y fácil de realizar”.

Últimas noticias:

Image


28/08/2017 — El presidente de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de los Servicios Financieros (Condusef), Mario Di Costanzo, informó que en el primer trimestre del año, los bancos obtuvieron ingresos por mil 997 millones de pesos en movimientos operativos con impacto al usuario, al presentarse un total de 554 mil 855 reclamaciones.

Image


03/08/2017 — Si en estas vacaciones necesitas retirar efectivo de algún cajero automático distinto al banco donde tienes tu cuenta, te presentamos el costo de esta operación así como de consulta de saldo.

Image


07/08/2017 — Con sólo saber el nombre completo y la fecha de nacimiento de una persona, cualquiera puede obtener en unos cuantos minutos todo su historial crediticio. Lo anterior significa que en México, los datos personales de los usuarios de servicios financieros están vulnerables y pueden ser utilizados con fines de robo de identidad por los delincuentes.

Image


11/085/2017 | CIUDAD DE MÉXICO — Los precios del gas LP mantienen una tendencia a la alza para los consumidores finales, aun cuando se esperaba una reducción en los precios derivado de la estacionalidad entre los meses de marzo y septiembre.

Image


08/08/2017 | CIUDAD DE MÉXICO — Un nuevo caso de phishing, o robo de identidad, fue detectado y afecta a los usuarios de la institución financiera Citibanamex.

Historias de horror recientes:

Image


ME ESTAN COBRANDO X 2 CONTRATOS. YA VINIERON A VERIFICAR Y NO SE ARREGLA EL PROBLEMA ES
UN ERROR DE ELLOS,

Image


Buen dia, les escribo por que estas compañias simpre cobran lo que quieren y nunca les hacen nada. no hay un organizmo que este regulando los servicios que se otorgan. Ellos ponen servicios que nunca te indican a la hora de contratación. Y cuando quieres quitarlos el proceso es demasiado tardado. Mi plan es de 499 iva incluido, pero da la casualidad que siempre me cobran mas de 700 pesos quesque excedo el numero de mensajes enviados. La verdad pido un detalle de la linea y que creen? ese es un servicio que debes de activar por lo tanto te cobran. cuando es mi linea y se supone que debo de saber el detalle de la misma, pues resulta que para que suceda esto le debes de pagar a la empresa.

Image


Hola, gracias. La empresa telecable de zapopan ofrece 14 meses de servicio por pagar 12 meses a un sólo pago, así lo estibe haciendo por algunos años, tenía el servicio de TVE , telefonía e internet.,. El internet comenzó a fallar, ya que lo usamos para que mi hija se comuniqué a su empresa, no lo pudo hacer más a pesar de reclamos y orientaciones para componerlo. Bueno, al final contrate axtel con muy buena respuesta, cancelé telefonía e internet y cuando les pido que me reintegren lo pagado por ésos dos servicios y me dijeron que NO SE DEVUELVE DINERO, SE USARAN COMO PAGO PARA LOS SERVICIOS DE TV. ¿Se pueden quedar así o se podrían recuperar en efectivo? Gracias